14
Dic-2015

La platería tradicional criolla es uno de los símbolos más importantes de la argentinidad. Nuestro país tiene una relación directa con este preciado metal, precisamente en latín Plata se dice “Argentum“, y de esa palabra surgió el nombre plateria 3Argentina. La platería criolla es una categoría de artesanías más representativa de nuestro país, debido a las características adquiridas, junto al crecimiento y desarrollo rural.

Acompañó a las familias de la alta sociedad en la época de la colonia, que utilizaban mates, calderas, bandejas, cubiertos y otras piezas realizadas en plata. El paisanaje también utilizó este material, por su parte, como elemento imprescindible para su trabajo, no faltó oportunidad para defenderlo en alguna pelea y en los días de fiesta lo enriqueció de lujo junto a su caballo.

plateria 4Con el tiempo se fue decantando el uso y la costumbre y cada provincia impuso sus gustos dando origen a formas y denominaciones particulares a cada región. Y si bien luego se han influenciado entre sí no cabe duda que la platería criolla es la platería tradicional por excelencia.

Algunos de estos típicos objetos de nuestra platería criolla tenemos: estribos, mates, espuelas, frenos, maneas, cabezadas, arreadores, rebenques, boleadoras, cuchillos, facones, dagas, chifles, rastras, yesqueros , etc.

plateria 2Cuchillo: El cuchillo es un instrumento de hierro acerado con un solo corte. Consta de una hoja de variados tamaños y proporciones. Esta hoja termina en punta y en su extremo opuesto se encuentra adherida a un mango o cabo de metal, madera o asta. Los hubo también encabados sobre piedras o arandelas de cuero revestidos en ocasiones por primorosos tejidos en tientos de cuero crudo. Los cuchillos no poseen gavilán, sólo tienen una especie de nudo entre la hoja y el mango que se llama “botón de la hoja”.

Facón: Arma de defensa o combate, aunque el gaucho también la usó para terminar o faenar una res, cazar o cuerear, e incluso para ayudarse a comer. Versiones sobre el origen del término viene del portugués “faca”, cuchillo y “facón” aumentativo del mismo. Técnicamente se trata de un arma blanca que se diferencia del cuchillo (puñal) y de la daga por que la hoja presenta un solo filo, en ocasiones un pequeño contrafilo. Siempre lleva guardapuño, defensa y las hojas pueden ser de sables, y espadas. Popularmente se denomina así, a los cuchillos y dagas criollos de hojas de más de 30 cm. de longitud. La característica definitoria del facón es la existencia de guardamanos o gavilán, más o menos pequeño pero siempre existente, que podía tener la forma de un simple travesaño “cruz” o de “ese” o de “u”.

Daga: Es semejante al puñal, y de mayor tamaño que el facón, posee filo y contrafilo, que nuestros gauchos por lo común construían con bayonetas viejas o restos de espadas. Solía poseer una especie de canaleta longitudinal sobre ambas faces, que los paisanos justificaban cómo adecuadas para facilitar las sangrías.

Arreador con Estoque: Típica pieza de la platería criolla, que usada principalmente por los dueños de estancia y los capataces, llegó a adquirir carácter de emblema de mando, y donde ningún peón debía usarlo. Ésta pieza en particular posee un estoque de acero en el interior del mango el cual oficia de vaina convirtiéndola, también, en un arma de pelea. La empuñadura está representada por una mulita ricamente cincelada.

Rastra: Pieza análoga a la hebilla del cinturón. Complemento necesario del tirador criollo. Compuesta generalmente por un centro de diferentes formas, con uno, dos o tres ramales a los lados, terminados en botones que permiten su unión al tirador. Estos botones habitualmente son monedas de acuñación española, chilena; uruguaya. Su centro generalmente en chapa de plata, de forma muy a menudo circular, ovalada o acorazonada, calada o maciza, suele llevar las iniciales de su dueño o la marca del estanciero, como así también el cincelado de una flor, caballo u otro motivo criollo.

Rebenque: Látigo corto de cuero, cuyo cabo mide más de 30 cm. y lleva en una extremidad, la lonja que debe tener el mismo largo que el cabo. Consta de manija, cabo, paleta y lonja. Tiene en un extremo una manija u ojal del tamaño de una pulsera para colgarlo de la muñeca, de los dedos o del cabo del cuchillo y en el otro extremo, dos lonjas de cuero de vacuno sobadas y unidas por sus orillas por una costura, que no llegará más allá que hasta cinco o seis centímetros antes de cubrir su borde, para quedar libres en ese punto y golpearse entre sí en el instante del azote. Esos extremos se llaman “lenguas” y a veces especifican la variedad del rebenque, como ser “el rebenque de dos lenguas”. Además, dicha lonja en total, es diez o quince centímetros más larga que el cabo del rebenque.

1

 me gusta / 0 Комментариев
Comparta este Articulo:

Archivos

> <
Jan Feb Mar Apr May Jun Jul Aug Sep Oct Nov Dec
Jan Feb Mar Apr May Jun Jul Aug Sep Oct Nov Dec
Jan Feb Mar Apr May Jun Jul Aug Sep Oct Nov Dec
Jan Feb Mar Apr May Jun Jul Aug Sep Oct Nov Dec
Jan Feb Mar Apr May Jun Jul Aug Sep Oct Nov Dec
Jan Feb Mar Apr May Jun Jul Aug Sep Oct Nov Dec