18
Dic-2015

En las poblaciones de las distintas provincias de nuestro páis, el textil es el modo de expresión y supervivencia más presente. Se teje para satisfacer las propias necesidades del vestido y el abrigo personal y familiar, para agradar u homenajear a un ser querido, para vestir a los santos, para intercambiar o vender.

textiles-3La calidad de nuestras materias primas textiles, así como las tradiciones originarias y criollas han generado una gran difusión del tejido artesanal, tanto en sus versiones tradicionales como contemporáneas, que vale la pena conocer.

La ciudad de Belén, Catamarca, según dicen sus habitantes, es “la cuna del Poncho”. La gran variedad de diseños y la excelencia de los tejidos realizados en telares de 4 cuadros con hilados a mano de llama y vicuña dan cuenta de la maestría de los tejedores. Además de los ponchos, se tejen mantas, pullos, peleros, rebozos, corbatines, y otras prendas de vestir.

textiles-1En las provincias de La Rioja, San Juan y Mendoza, en la cordillera central, en las altas cumbres, ha habido importantes hallazgos de textiles arqueológicos y actualmente persiste la tejeduría con rasgos criollos o mestizos.

Actualmente las piezas que prevalecen en esta región son utilitarias de neta influencia hispánica, con motivos florales, o con guardas geométricas de tipo andina hechas con teñidos por reserva con ataduras en la urdimbre. Los hilos se hilan manualmente en el huso, con lana de oveja o guanaco y se utilizan en los colores de la lana o se tiñen con tintes naturales usando combinaciones contrastantes de color.

En los Valles Calchaquíes, que abarcan las provincias de Salta, Tucumán y Catamarca, se realizan tapices, telas de barracán y picote bordados con diseños florales. Los afamados ponchos de Molinos y del Valle de Luracatao en Salta, realizados en telares criollos con pala de madera, son muchas veces tejidos por tejedores hombres. Además, coloridos pompones de fieltro (tulmas) y borlas de lana rematan los tejidos y son usados también para señalar o marcar las llamas por los pobladores rurales.

textiles-4En la Puna, encontramos tejidos de punto a 2 y 5 agujas en fibras de llama con los colores tierra que proporciona el animal. Por su parte, en Santiago del Estero, son famosas las colchas y alfombras tejidas en telares criollos, con motivos de flores, geométricos y listas, teñidos con colores vibrantes o con tintes naturales.

En la región del Chaco los tapices de lana y algodón de los “Qom” y los tejidos de malla de los “Wichí” hechos con fibras de “caraguatá“, una bromelia autóctona, son las piezas más representativas.

En la zona del litoral, se destacan los tejidos de punto a 2 agujas con lana gruesa de oveja, y los encajes de algodón llamados “mallas correntinas” que también son conocidos como “randas”. En Tucumán, esta técnica es elaborada con agujas de coser y finos hilos sobre bastidores circulares.

textiles-2En La Pampa se elaboran los tradicionales “ponchos Pampa” con guardas geométricas trabajadas en ikat, que fueron rápidamente adoptados por los gauchos y forman parte de la indumentaria tradicional argentina. El poncho Pampa, de origen araucano, se extendió hacia las provincias del centro.

En la Patagonia, zona productora de lana merino por excelencia, encontramos en las provincias de Neuquén, Chubut y Río Negro, tejedoras mapuches que trabajan con lana en telares verticales. Utilizan las técnicas del laboreo en doble urdimbre, los colores y los símbolos propios de su cultura, en complejas operaciones de diseño basadas en desplazamientos geométricos.

Fuente

3

 me gusta / 0 Комментариев
Comparta este Articulo:

Archivos

> <
Jan Feb Mar Apr May Jun Jul Aug Sep Oct Nov Dec
Jan Feb Mar Apr May Jun Jul Aug Sep Oct Nov Dec
Jan Feb Mar Apr May Jun Jul Aug Sep Oct Nov Dec
Jan Feb Mar Apr May Jun Jul Aug Sep Oct Nov Dec
Jan Feb Mar Apr May Jun Jul Aug Sep Oct Nov Dec
Jan Feb Mar Apr May Jun Jul Aug Sep Oct Nov Dec